Electrolineras: ¿para quién es rentable?
Naturgy y Endesa expedientados por la CNMC por posible alteración de los precios de la luz
30 noviembre, 2018
Fin de la energía nuclear en España
¿Podemos prescindir de las centrales nucleares?
4 diciembre, 2018
Show all
Rentabilidad de una electrolinera

En el borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética se establece que aquellas gasolineras con ventas superiores a cinco millones de litros de carburante al año están obligadas a instalar un punto de recarga para vehículos eléctricos de 22 kW. Esta medida afecta actualmente a unas 1.200 estaciones de servicio, y tienen que hacerlo antes de que acabe el plazo máximo de 27 meses desde su aprobación. Pero, ¿existe actualmente tanta demanda? Según la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES), no.

Por otro lado, está el tema de su rentabilidad: para un viaje de 100 kilómetros, un usuario de diésel desembolsa 8 €, 14 € si es gasolina, mientras que el usuario de un coche eléctrico podría llegar a pagar hasta 24 €. Si las estaciones piensan en amortizar su inversión y quieren que su negocio sea viable, logrando una rentabilidad del 6,5% anual, recargar un vehículo eléctrico bajo esta medida costará el triple que repostar diésel o gasolina. Según el último informe de la Real Academia de Ingeniería, supervisado por el secretario de Estado de Energía, José Domínguez, si este tipo de instalaciones no reciben una subvención del 70%, además de otras ayudas, no podrán equiparar el precio de venta con los combustibles fósiles. Además, como el precio de la recarga de un vehículo eléctrico en una electrolinera no está regulado; cada estación de servicio podrá poner el que estime oportuno.

Según este informe, la inversión para un cargador de 22 kW, con una vida útil entre 7  y 10 años, incluyendo el coste de todos los equipos y su instalación, ronda los 30.000€. Los costes de explotación alcanzan los 4.500 €, de los que el consumo de luz suma unos 2.800 €.

Con todos estos datos en la mesa, la electrolinera debería vender cada kWh a un precio de 1,21 € para obtener una rentabilidad del 6,5%, una cifra que es tres veces más elevada que su equivalente en gasóleo. La carga en un punto doméstico, de seis a ocho horas, y con la tarifa eléctrica supervalle, el coste es 20 veces inferior que en la electrolinera: unos 0,012 €/Km.

Comments are closed.